Quieres ser el primero en recibir noticias del America?

La segunda final que el Club América le ganó a Pumas en la época dorada de los 80s

Otro capítulo más de gloria para el equipo más grande de México, ante uno de sus históricos rivales.

Noticias
Por Iván Dávila
Viernes, 22 de abril de 2022
CLUB AMÉRICA CAMPEÓN 1987-1988

Tras el primer tricampeonato de la era profesional para el Club América, aunque los Azulcremas siguieron siendo competitivos, no tuvieron fortuna en los torneos México 86 y en la temporada 1986-1987, pero mantenían un cuadro bastante capaz, que terminaron apuntalando con incorporaciones como las de Antonio Carlos Santos y Luis Roberto Alves ‘Zaguinho’, hijo del famoso ‘Lobo Solitario. De esta forma llegó la temporada 1987-1988, la cual tuvo un inicio flojo para las Águilas, por lo cual tuvo que haber un cambio en la dirección técnico y con esto la llegada del mítico entrenador brasileño Jorge Vieira.

Esto ayudó bastante al conjunto de Coapa, que tuvo un repunte muy importante en la temporada y así calificó a la Liguilla, en el primer lugar de la Tabla General. En los cuartos de final nos vimos las caras con el Puebla, al que derrotamos por goleada para lograr un 6-2 en el global, en la semifinales el rival de turno fue el Atlético Morelia, en una polémica serie que terminó a favor de los Azulcremas en una serie de penales.

América volvió a demostrar su paternidad sobre Pumas

Para la gran final nos vimos de nueva cuenta las caras con el equipo de los Pumas de la UNAM, un rival con el cual se seguía alimentando la rivalidad de manera importante. En el partido de ida los universitarios demostraron su valía y derrotaron a las Águilas por la mínima diferencia, ganando el encuentro 1-0.

En el encuentro de vuelta en la cancha del Estadio Azteca, el conjunto americanista volvió a demostrar ser el mejor equipo de todo México y derrotó de manera contundente a un joven equipo universitario. El marcador terminó 4-1 a favor de las Águilas, con anotaciones de Antonio Carlos Santos, Carlos Camacho y doblete de Gonzalo Farfán, el séptimo título en la era profesional había llegado.