fbpx

La humilde historia de Brian Lozano nuevo jugador del América


Brian Lozano (Montevideo, 1994) es un futbolista atípico que no soñaba de pequeño con ser una figura dentro del balompié ni de los que presume lujos o tiene actitudes excéntricas como suele suceder con sus compañeros de profesión cuando apenas abrazan el éxito. Él es el muchacho humilde de siempre, el mismo al que su abuelo lo apodó como “Huevo” y que no se regodea por haber formado parte de la selección de Uruguay.

Poco en la vida de Lozano ha cambiado desde que fue llevado a las inferiores del Defensor Sporting, su club hasta antes de que surgiera el interés del América, en relación al pequeño que veía de lejos a sus compañeros jugar en las calles del problemático barrio Lavalleja de la capital uruguaya. Casi nada. Tal vez el cambio más radical es que ya disfruta de jugar el futbol cuando antes no le llamaba la atención y que sus vecinos lo ven como un ejemplo a seguir.

Todavía habita la humilde vivienda que edificaron sus padres junto a diez hermanos y cinco sobrinos; se traslada a los campos de entrenamiento en el omnibús —lo hará hasta que viaje a México para enrolarse a las Águilas— y camina por las calles de su barrio como cualquier persona, aunque ya no falta el que se asombra al verlo y le demanda, de vez en cuando, un autógrafo o foto.

MÁS NOTICIAS:   América lanza Grandiosa Promoción para el Clásico Nacional

También es el joven ejemplar que llega una hora antes al entrenamiento, que cada día agrega admiradores por el esfuerzo que imprime. Trabajar hasta alcanzar los objetivos planteados es algo que ha hecho desde siempre y que, afirma, mantendrá en la Liga MX.

El jugador uruguayo no se conforma con poco, todos estamos acostumbrados a ganar cosas y aspiramos a siempre obtener títulos. Es una de nuestras características”, comenta en entrevista telefónica.

“ES EL MÁS GRANDE”

Si bien falta que el América lo oficialice como refuerzo, Lozano ya disfruta de su eventual incorporación. Nicolás Olivera, con quien compartió vestuario en el Defensor Sporting y tuviera un paso por Coapa, le habló muy bien y por eso decidió aceptar la propuesta. Firmará por tres años.

“Mi ilusión era irme a jugar al exterior y a mí me tocó hacerlo en México. Tengo la suerte de llegar al Club América, el más grande del futbol mexicano. Me han contado que es una muy buena institución que te da muy buenas cosas, que tiene un equipo acostumbrado a pelear todo tipo de campeonatos. Me han hablado muy bien”, aseguró el nuevo volante de las Águilas.


¿Te Gusta? ¡Comparte con tus amigos!

0
14.1k Compartidas

¿Que opinas?